Las 3 causas más comunes de avería de una junta universal

Si bien cualquier vehículo de tracción trasera puede tener una junta universal, normalmente se encuentran en las camionetas y los SUVs. Las juntas universales conectan el eje de transmisión y el diferencial trasero, y permiten un cambio en el ángulo de la línea de transmisión. De esta manera, el eje trasero del vehículo se puede mover arriba y abajo sin romper el eje de transmisión.
U Joint Group

Cuando una junta universal empieza a fallar, es normal escuchar sonidos metálicos durante los cambios de marcha, chirridos en los giros, e incluso vibraciones a velocidades altas. Cuando un vehículo requiere una junta universal de sustitución, suele ser útil que el asesor de servicio o el técnico expliquen las distintas causas posibles de la avería.

He aquí las tres causas más comunes de avería de una junta universal:

1. Desgaste normal

Casi todo en un automóvil en funcionamiento acabará fallando, y las juntas universales no son una excepción. Las juntas universales experimentan bastante desgaste, especialmente en los vehículos que se salen de la carretera o que remolcan con frecuencia.

Una lubricación adecuada puede prolongar en gran medida la vida útil de las juntas universales de su vehículo, y las juntas universales que se pueden lubricar tienen intervalos de mantenimiento recomendados. Sin embargo, algunas juntas universales tienen diseños “cerrados” o sellados que no permiten añadir lubricante.

2. Desalineación

La desalineación del eje transmisión puede suceder cuando se efectúan modificaciones en el diferencial trasero o en el montaje de la transmisión. La desalineación creará una vibración excesiva que puede sacudir la junta universal, dañar los sellos que reducen la lubricación y acabar provocando la avería de la junta universal.

Añadir un kit de elevación o un juego de neumáticos de gran tamaño puede reducir la vida útil de una junta universal. Si un vehículo es modificado de esta manera, es una buena idea inspeccionar las juntas universales y asegurarse de que los ángulos siguen estando dentro de las especificaciones.

3. Conexiones sueltas

A veces, los tornillos que mantienen a las juntas universales en su sitio – ya sea al eje de transmisión o a la transmisión o diferencial – pueden aflojarse o soltarse por completo. Esto suele ocurrir debido a la corrosión, al exceso de vibración o traqueteo, o a que los tornillos no fueron apretados correctamente. Una carcasa de transmisión o de diferencial desgastada o agrietada también puede causar esto.

Por supuesto, la avería de una junta universal no se limita a estas tres causas. El apriete excesivo puede causar daños, así como la gran cantidad de polvo generado en las carreras, en el remolque de cargas excesivas, en la conducción fuera de carretera, etc. Los vehículos con motores altamente modificados también pueden causar averías en la junta universal.

Conocer la causa de la avería es clave para una sustitución correcta

Cuando llega la hora de sustituir una junta universal, es esencial conocer la causa de la avería de la junta universal existente. Si, por ejemplo, el motor o la suspensión de un vehículo ha sido modificado, sustituir la junta universal OEM con otra unidad de especificaciones OEM no va a solucionar el problema.

De igual manera, si el propietario del vehículo no es consciente de la importancia de la lubricación de la junta universal, puede acabar necesitando otro juego de juntas universales mucho antes de lo esperado.

Compartir Esta Publicación: