4 errores que incluso los profesionales pueden cometer al instalar una bomba de agua

Las bombas de agua suelen ser fiables, al menos comparadas con las de los viejos tiempos. En un motor moderno, no suele ser raro que una bomba de agua dure más que el propio vehículo. Pump trio Aún así, a pesar de su fiabilidad, a menudo es buena idea sustituir una bomba de agua en el transcurso del mantenimiento normal. El razonamiento es que es más barato (y más seguro) sustituir una bomba de agua que dejar que falle, especialmente si la bomba de agua se puede cambiar por sólo un pequeño coste adicional.

En el transcurso de la sustitución de la bomba de agua, es posible que incluso el técnico más experimentado cometa un error que conduzca al fallo prematuro de la bomba. He aquí cuatro errores comunes que incluso un profesional puede cometer al instalar una bomba de agua.

1. Juntas en mal estado

Las juntas defectuosas son la razón más común de avería. Un sellado incorrecto, una junta dañada o una junta desalineada pueden hacer que la bomba de agua no funcione eficientemente o, lo que es peor, que sufra un estrés excesivo debido a la desalineación. Lo más probable es que una instalación incorrecta también cause una fuga inmediata en la superficie de montaje.

Muchas veces, el instalador utiliza la junta tórica recomendada por el fabricante, y luego la “suplementa” con un juego de juntas o una pasta de sellado cuando no hace falta. Reutilizar juntas antiguas o hacer un apaño con la junta incorrecta es otro problema habitual.

Cuando se utiliza sellador en tubo, lo mejor es aplicarlo correctamente y esperar un tiempo suficiente para que se seque. En caso contrario, pueden producirse problemas. Si se aplica un exceso de sellador en la junta y llega a entrar en el sistema de refrigeración y en la junta del eje, se puede producir un fallo de la junta en cuestión de millas.

2. Rotación en seco de la bomba

El sello “mecánico” en el interior de la bomba de agua se crea mediante un flujo constante de líquido dentro de la propia bomba. Cuando el refrigerante fluye a través de la bomba de agua sin burbujas de aire ni interrupciones, este sello mecánico permanece intacto. La introducción de pausas o lapsos en el refrigerante (normalmente aire) puede interrumpir y sobrecalentar temporalmente el sello mecánico, lo cual a su vez puede causar otros problemas.

Por esta razón, al rellenar el circuito de refrigerante tras la sustitución de la bomba, muchos manuales de talleres recomiendan que la bomba sea girada a mano hasta que esté llena. Esta “carga” del circuito puede reducir las posibilidades de que se pierda el sello mecánico.

3. Componentes de la correa incorrectos

La correa de transmission de la bomba de agua puede ser la correa/cadena de distribución del vehículo o una correa serpentina/accesoria. Si cualquiera de ellas se instala incorrectamente, o si otros componentes impulsados por la correa se atascan o tienen problemas de rotación, esto puede afectar al rendimiento de la bomba de agua y acabar produciendo un fallo. Una correa desalineada que no engrana totalmente la polea de la bomba de agua es otro motivo de preocupación, ya que puede someter a la polea y al eje a una presión excesiva.

4. Refrigerante en mal estado

Adding coolant Un refrigerante incorrecto (que puede suceder) y un refrigerante en mal estado (que es más común) pueden causar problemas en la bomba de agua. Un refrigerante contaminado o un refrigerante con una composición inadecuada pueden provocar fallos en la junta, así como corrosión y otra serie de problemas. Las partículas abrasivas y los aceites de los motores son los contaminantes más comunes que causan estragos en una bomba de agua. Durante los cambios de refrigerante, es primordial vaciar completamente el refrigerante antiguo y usar un refrigerante adecuado como sustitución.

Las bombas de agua suelen ser componentes fiables y fuertes en el motor de un vehículo. Si una bomba de agua falla antes de lo previsto, recuerde comprobar estos errores de instalación a la hora de intentar localizar el origen del problema.

Compartir Esta Publicación: