4 causas comunes de fallo de una bomba de agua y cómo evitarlas

La mayoría de la gente sabe que la bomba de agua es importante para el funcionamiento de su vehículo, pero no todo el mundo conoce las cuatro causas más comunes de fallo de una bomba de agua.
Damaged water pump

1. Una junta en mal estado

La junta que hay entre la carcasa de la bomba de agua y el bloque del motor evita que el refrigerante se salga del motor. También evita que entre un exceso de aire en el sistema de refrigeración. Esta junta puede fallar si no está instalada correctamente, si el vehículo no se hace funcionar durante varias semanas seguidas o si el refrigerante se vuelve corrosivo.

Aunque una junta que pierde refrigerante es algo malo, lo peor suele ser la entrada de aire. El exceso de aire en el sistema de refrigeración puede corroer y/o reducir la eficiencia de la bomba. Las bolsas de aire atrapadas en el bloque del motor también pueden producir un sobrecalentamiento localizado del bloque del motor.

2. Una polea de transmisión suelta

Una polea de transmisión suelta o que se tambalea es otra fuente de problemas. Si la polea de transmisión de la bomba de agua vibra, los rodamientos de la polea se desgastarán y acabarán fallando. Esto reduce la eficiencia de la bomba antes de acabar haciendo que falle.

Además, una polea de transmisión que se tambalea puede hacer que el impulsor de la bomba de agua se desequilibre. Esto también provocará el fallo de la bomba.

Por estas razones, es recomendable que la polea de transmisión de la bomba de agua sea sustituida al mismo tiempo que la propia bomba de agua. De hecho, muchas bombas de agua vienen con la polea de transmisión ya instalada.

3. Una correa rota o en mal estado

Las inspecciones visuales regulares deberían incluir la correa que impulsa la polea de la bomba de agua (de ser aplicable). La correa no debería estar desgastada, agrietada ni suelta

Si la correa no está suficientemente tensa, debería tensarse según las especificaciones, y esta tensión debería comprobarse regularmente. Si la correa falla, la bomba de agua no funcionará, lo cual es igual de catastrófico que una bomba de agua rota.

Si una correa está demasiado tensa, debe ser sustituida y se debe restablecer el tensor. De lo contrario, puede dañar la polea de transmisión de la bomba y conducir a un fallo prematuro de los rodamientos y/o de la pieza fundida.

4. Corrosión

Aunque es más difícil de detectar, la corrosión acaba con muchas bombas de agua. La corrosión suele ocurrir cuando no se lleva a cabo un buen mantenimiento del fluido del sistema de refrigeración, o cuando el fluido es sustituido con una mezcla que incluye agua del grifo (siempre se debería usar agua destilada al rellenar los sistemas de refrigeración).

Por desgracia, la corrosión sólo se puede detectar cuando la bomba de agua requiere reparación. La bomba empezará a tener fugas, los impulsores de la bomba se corroerán (reduciendo así la eficiencia) o la junta entre el bloque y la bomba se dañará y tendrá fugas.

Evitar los problemas de las bombas de agua con un mantenimiento riguroso

Aunque es posible que una bomba de agua falle por el desgaste normal, no es muy común (al menos cuando hablamos de bombas de agua de calidad OEM). La mayoría de las veces, el fallo de la bomba de agua es el resultado de un mantenimiento insuficiente. Para evitar que la bomba de agua falle, se debería informar a los consumidores sobre la importancia de drenar y cambiar periódicamente el refrigerante del sistema de refrigeración.

Compartir Esta Publicación: